LA INDUSTRIA SIDERURGICA ESPAÑOLA RECICLO 11,2 MILLONES DE TONELADAS DE CHATARRA EL AÑO PASADO
  La industria siderúrgica española utiliza como principal materia prima la chatarra de acero, reciclándola en nuevos productos. Pese a que la crisis hizo descender la producción de acero un 12% en 2012, el reciclaje solo bajó el 10,4%, demostrando la eficiencia medioambiental del sector.

  Las plantas reciclaron prácticamente todo lo producido en nuestro país y además importaron 4,3 millones de toneladas de residuos férricos que se procesaron de nuevo aquí con las máximas garantías ambientales, generando riqueza y superávit comercial, puesto que el 71% de lo producido se volvió a exportar como material elaborado.

La industria siderúrgica española, campeona del reciclaje

En 2012 las acerías españolas reciclaron un total de 11,2 millones de toneladas de acero, dato que mantiene a España como líder del reciclaje en la UE, junto con Italia y Alemania. Aunque la crisis hizo que, al cierre de 2012, la producción nacional de acero descendiera un 12%, en cuanto a reciclaje la bajada fue solamente del 10,4%, demostrando claramente la eficiencia medioambiental del sector siderúrgico español.

Con datos de 2012, en España, de una producción total de 13,6 millones de toneladas, el 75% es acero producido en horno eléctrico utilizando casi exclusivamente chatarra como materia prima, frente al 43% de media en la Unión Europea y el 29% de media mundial.

En la siderurgia, hay dos procesos industriales: el integral (horno alto y acería al oxígeno LD) y acerías de horno eléctrico. En el primero, la producción se realiza básicamente a partir de mineral de hierro, con entre un 20% y un 30% de chatarra para controlar la temperatura del proceso, y en el segundo, acerías de horno eléctrico, se utiliza hasta en un 100% chatarra como materia prima. Sea cual fuere el proceso de producción, el acero producido en nuestro país siempre contiene reciclado. Por cada tonelada de acero que recicla, la industria siderúrgica española ahorra alrededor de una tonelada y media de mineral de hierro, además de un 85% de agua, un 80% de energía y un 95% de carbón.

La capacidad recicladora del sector -se recicla prácticamente todo lo que se produce- hace que las acerías españolas incluso importaran el pasado año 2012 más 4,3 millones de toneladas de residuo férrico, reciclándolo aquí con las máximas garantías y controles ambientales y generando un gran valor añadido, además de superávit comercial, puesto que el 71% de lo producido en el país se vuelve a exportar como material elaborado.

La contribución del sector a la balanza comercial española es muy positiva. Su valor es de 2.100 millones de euros, creciendo el 57% respecto a 2011, un saldo positivo que supone el 14% de los 14.746 millones de euros de superávit comercial no energético de España en 2012.

FUENTE: www.ecoticias.com