Una alerta por radiactividad obliga a Arcelor a parar una de sus plantas vascas
29/10/2011 
video treaming
Arcelor-Mittal paró en la noche del jueves la planta de Olaberría (Guipúzcoa) al detectar radiactividad en un camión cargado con polvo de humo de la acería de dicha instalación. El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) activó el protocolo de seguridad después de que se detectara en dicha acería la presencia cesio-137, un material radiactivo utilizado tanto en la industria como en la medicina para combatir el cáncer. Fuentes de la multinacional siderúrgica confirmaron ayer que se investiga tanto la procedencia de la chatarra que se quema en esa planta como el origen del fallo por el que no se detectó la presencia de dicho material en ella.

La presencia de radiactividad se detectó en una fábrica de Erandio (Vizcaya) a la que se dirigía la mercancía en un camión cargado con polvo de humo procedente de la acería de Arcelor Mittal. Fue al pasar por el arco de detección cuando se dispararon las alarmas.

Fuentes de la compañía explicaron que la chatarra debe pasar cinco filtros, desde que obtiene el certificado de origen hasta que entra en la acería, para asegurar que está libre de radiactividad.

Ya en la acería, la chatarra se funde en el horno eléctrico y en este proceso se generan unos humos que se canalizan y se filtran, y los restos son los que denominan «polvo de acería». Este material se recoge y se traslada en camiones a una planta de reciclado de ese tipo de residuos. En el caso de Olaberría fue precisamente al entrar en esta planta de reciclaje cuando saltaron las alarmas.

La dirección de la planta de Arcelor Mittal puso en marcha de inmediato el protocolo establecido para estos casos y ordenó el regreso del camión a sus instalaciones, que volvió escoltado por un dispositivo de seguridad de la Ertzaintza. También paralizó totalmente el horno eléctrico y canceló la salida de todos los camiones.

La multinacional rechazó ayer ofrecer más datos sobre el suceso alegando que está en proceso de investigación para averiguar sus causas.

El CSN aseguró que, tras los primeros análisis realizados en la siderúrgica vasca, no había habido riesgo para los trabajadores ni el medio ambiente, informó «Efe».

La multinacional siderúrgica, por otra parte, presentará sus resultados trimestrales la próxima semana. Los analistas calculan que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) de Arcelor Mittal se situará en el tercer trimestre en una media de 1.782 millones de euros, según el consenso del sector recogido por la propia compañía siderúrgica.

Mientras se confirman o no estas cifras, los sindicatos de Arcelor Mittal en Avilés temen nuevos ajustes en las divisiones de hojalata y de carril antes de fin de año, que se sumarían al anuncio de la parada temporal de la línea de galvanizado 1 de Avilés el próximo mes de noviembre.

FUENTE: www.Ine.es