El metal valenciano triplica las exportaciones a China en el 2º trimestre de 2011
10 de octubre de 2011

Las exportaciones del metal en el primer semestre de 2011 han registrado un aumento superior al 15% respecto al mismo periodo de 2010, y destaca el espectacular incremento de los productos exportados a China, que ha triplicado su valor respecto al mismo periodo del año pasado, según el Informe de Coyuntura del sector metalmecánico de la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (Femeval). Sin embargo, la actividad productiva se aleja de los signos de recuperación del primer trimestre (6,4), y disminuye un 3,7% en este segundo trimestre, respecto al mismo periodo de 2010 en el que se alcanzó un pico de producción del 10,1.

El número de ocupados en la industria del metal en la Comunidad Valenciana ha aumentado también en 9.750 empleos de abril a junio, lo que supone un incremento del 12% respecto al trimestre anterior, y una recuperación total de 20.200 en un año. Así, y en términos interanuales, se ha producido un incremento del 30% del empleo industrial, lo que permite retomar la cifra de ocupación de principios de 2009 que se situaba en 92.000 personas frente a las 91.650 actuales.
La confianza de los empresarios recupera los valores positivos de 2010, tras suspender en el primer trimestre de este año, y se sitúa en el 5,1. Las exportaciones han mantenido también su buen nivel al incrementarse en un 15%.

“Las empresas estamos acusando la caída de la inversión provocada por las tensiones económicas y financieras. Esto hace que continuemos sin percibir síntomas de mejora en nuestro día a día, y que estemos subsistiendo con unas estructuras cada vez más debilitadas y en el límite de nuestra capacidad competitiva. Urgen, por tanto, actuaciones que favorezcan un cambio de modelo productivo y apoyen de forma decidida a la actividad empresarial. Pero sobre todo, que permitan inyectar oxígeno a aquellas pymes y organizaciones empresariales que ya no pueden seguir soportando las deudas que arrastran de la Administración”, indica Vicente Lafuente, presidente de Femeval.

Situación económica en el segundo trimestre de 2011
Según refleja el Informe de Femeval, la producción del metal ha caído 10 puntos respecto al primer trimestre de 2011, con una caída interanual del 3,7%, un punto superior a la media española que se sitúa en un -2,8%. Este indicador ha sido más relevante en el subsector de maquinaria y equipamiento mecánico que lidera las caídas con un descenso del 9,9%, así como en el de material y equipo eléctrico que acusa una bajada de su producción por primera vez tras un año de crecimiento continuado.

El resto muestra también tasas negativas, excepto la metalurgia y fabricación de productos metálicos que aumenta medio punto.

La debilidad de la demanda es el principal factor que limita la actividad, seguida de las dificultades de financiación y tesorería. La morosidad y los largos plazos de pago, así como la dificultad de acceso a financiación externa son los principales problemas financieros de las empresas.

La ocupación en esta etapa presenta cifras dispares. Así, el crecimiento del 11,9% experimentado en la industria del metal, contrasta con el descenso del 13,4% en las instalaciones del metal (fontanería, instalaciones en obras de construcción y eléctricas), que se salda con 2.700 empleados menos, y se queda con 36.200 trabajadores. En otros subsectores, como en la venta y reparación del automóvil, ha aumentado un 10,3%, lo que supone 6.100 puestos de trabajo más y una ocupación total de 35.400 personas.

Según la encuesta de coyuntura de Femeval, y en términos absolutos, el valor de los productos exportados asciende a cerca de 470 millones más de euros que el año pasado. Los productos demuestran un comportamiento diferente, con incrementos cercanos al 70% en las manufacturas de fundición y descensos del 27% en el caso del material ferroviario.

Entre los productos metalmecánicos más exportados continua encabezando la lista el sector automovilístico, seguido de calderas y productos mecánicos, maquinaria y material eléctrico y las manufacturas de fundición, hierro y acero. Francia se sitúa en este periodo por delante de Alemania como principal país destinatario del metal valenciano.

Análisis por subsectores
La situación del comercio del metal empeora y refleja un descenso en las ventas respecto al trimestre pasado. Aunque la pérdida del empleo ha sido moderada, las inversiones continúan con la caída iniciada a principios del ejercicio. La valoración de la situación empresarial se sitúa en 5,8, lo que significa que, pese a que la difícil coyuntura, los empresarios valoran como positiva la situación interna de sus empresas.

Las instalaciones confirman la fase de empeoramiento iniciada a finales de 2010. Se incrementan las empresas que acusan una bajada de actividad, lo que ha provocado una caída del empleo. Las inversiones retoman los valores de 2009 y la valoración de las empresas remonta ligeramente al situarse en 4,8.

Las ventas en la industria han disminuido de abril a junio como consecuencia del parón de las demás actividades del metal, aunque acusan un menor descenso que en otros subsectores. Las empresas apenas han reducido plantillas, dato que se equipara con el de las que lo han incrementado. La valoración de los empresarios aumenta respecto al trimestre pasado, con un 5,4.

El subsector de venta y reparación del automóvil muestra una ligera mejoría, gracias a la mejora experimentada en las reparaciones, aunque la venta de vehículos sigue en índices negativos. La valoración de las empresas aumenta un punto y se sitúa en un 4,9.

Cabe señalar que el único sector donde los datos oficiales y el sentimiento empresarial están más alineados es la industria, sobre todo en aquellas empresas que han optado por abrirse a mercados exteriores e internacionalizarse. Por el contrario, las empresas que dependen del mercado interno, como las de servicios, comercio o venta y reparación del automóvil, auguran dificultades en el corto y medio plazo.

Expectativas para el tercer trimestre de 2011
Según la encuesta de Femeval, las expectativas reflejan una continuidad de la situación para el tercer trimestre de este ejercicio, si bien una mayoría de los empresarios del metal prevé un leve empeoramiento de la actividad.

Se espera una caída de las ventas y del empleo, y un mantenimiento de las compras de la industria y el comercio en niveles similares al trimestre anterior.

Las previsiones de inversión siguen sin mejorar y son el indicador que peor comportamiento tiene desde el inicio de la crisis. Respecto al número de ocupados, se prevé una nueva caída del empleo, ya que un 31% de las empresas estima que se verán obligadas a reducir la plantilla, frente a un 63% que intentarán mantenerla.

Por subsectores, todos señalan que las expectativas vuelven a ser negativas y coinciden en que, a pesar de que existía una sensación generalizada de haber tocado fondo, podemos estar entrando en una nueva época de deterioro económico ante las crecientes dificultades que encuentran las empresas para mantener sus actividades, sobre todo por el fuerte estancamiento de la demanda.

FUENTE: www.interempresas.net