Asociaciones de fabricantes de envases rechazan la posible implantación del sistema de depósito en E
23/05/2011

Así, han detallado que en otros países el SDDR se ha revelado como una iniciativa "con claro origen comercial y relacionado con la restricción de la competencia o la protección de mercados e industrias locales".

En este sentido, han precisado que en el caso del sistemaalemán, tanto España como la propia Comisión Europea y otros siete Estados miembros han formulado objeciones a dicha implantación, alegando, entre otros factores, "la aparición de barreras que restringen la libre circulación de mercancías y productos".
Además, afirman que los sistemas de depósito actualmente en vigor en algunos países europeos "no han mejorado los resultados globales de reciclado".
Por ello, recuerdan que en España se ha configurado un sistema integrado de gestión de residuos de envases (SIG) que "está funcionando con éxito desde 1998 y que ha permitido cumplir y sobrepasar ampliamente los objetivos marcados por la Directiva de Envases y Residuos de Envases y por su correspondiente transposición en la legislación española".

Por esta razón, han manifestado que si se altera este marco sin tener en cuenta la realidad de la industria española y de la propia sociedad tendría consecuencias tan perjudiciales que su alcance es difícil de evaluar.

Finalmente, han cuestionado la "pretendida bondad medioambiental" del sistema, ya que la necesidad de transporte adicional que generan los SDDR --con rutas específicas para recoger los envases en áreas comerciales y, para el caso del pequeño comercio, mediante rutas de bolseo-- suponen mayor consumo de combustible y, por tanto, un "incremento sensible de emisiones de CO2, algo inaceptable en las circunstancias actuales, y más cuando existen sistemas más baratos y medioambientalmente más eficientes".

FUENTE: www.econoticias.com