La familia Mittal intenta esquivar una opa para reorganizar su capital

Lakshmi Mittal, dueño de la quinta fortuna más grande del mundo, valorada en alrededor de 28.700 millones de dólares (21.418 millones de euros), según la revista Forbes, y patriarca de la familia que controla ArcelorMittal, se prepara para reorganizar su cartera en el mayor grupo siderúrgico del mundo, del que controla alrededor del 43,05% del capital, según la última memoria de la sociedad.


En el orden del día de la junta de accionistas que se celebrará el 11 de mayo, en Luxemburgo, el último punto del orden del día incluye la petición, por parte de la familia Mittal, de llegar a un acuerdo para “renunciar al requerimiento de realizar una oferta pública de adquisición (opa)”, tal y como establecen los estatutos de la sociedad, cuando un accionista se haga con más del 25% del capital con derecho a voto.

Solicitud
Esta petición implica una reordenación del capital en manos del patriarca Lakshmi Mittal que, junto a su mujer Usha, controlan directamente el 40,84% del capital, según figura en los registros de Bloomberg. Una participación minoritaria podría estar en manos de las firmas de inversión Mittal Investments e Ispat International Investment (según queda especificado en los estatutos de la sociedad), o de fideicomisos de la familia.

De hecho, la solicitud para evitar una opa que figura en el orden del día se refiere expresamente a cambios en la titularidad de las acciones entre los propios miembros de la familia y además solicita la posibilidad de transmitir los títulos a través de fideicomisarios sin limitación. De esta forma, Lakshmi Mittal podría reorganizar no sólo las participaciones de sus vehículos de inversión, sino dar mayor protagonismo en el capital a sus dos hijos, Aditya y Vanisha Mittal, ambos con cargos en la compañía pero sin una importante representación en el capital.

Aditya Mittal es miembro, junto a su padre, de la dirección general del grupo siderúrgico, además de responsable del área financiera, entre otras funciones. Su hermana fue nombrada consejera de la compañía cuando tenía 26 años, tras acordarse en junio de 2006 la fusión entre Arcelor y Mittal Steel, compañía de la que Vanisha había sido miembro del consejo desde los 23 años.

Entre las cláusulas para aprobar la integración de ambas compañías figuraba el compromiso de los Mittal de no tomar el control del grupo hasta pasados tres años, pese a controlar cerca de un 45% del grupo resultante. Sin embargo, en menos de un año, Lakshmi Mittal se puso al frente tanto del consejo de administración como de la dirección general, acompañado por uno de sus hijos en cada órgano de gestión.

Normas estatutarias
Los estatutos de la compañía, rubricados en julio de 2009, reconocen el derecho de la familia Mittal a exigir, en cualquier junta que se celebre a partir de agosto de ese año, una representación en el consejo en función de su participación, ya que actualmente el 72,7% del máximo órgano de administración está formado por vocales independientes.

Estas normas internas también contemplan que nadie se puede hacer con más de un 25% del accionariado sin la obligación de lanzar una opa, salvo que la junta de accionistas les libere de esta obligación, por lo que es previsible que la transferencia de acciones implique que una nueva sociedad controlada por uno o varios miembros de la familia pase a ostentar más de un cuarto de los derechos de voto de la sociedad.

Esta limitación se encuentra por debajo de la estipulada en la mayoría de los países europeos que, como en el caso de España, se establece en el 30% del capital o de los derechos de voto. ArcelorMittal cotiza en Luxemburgo (donde tiene su sede), Francia, Holanda, Bélgica, España y EEUU.

FUENTE: www.expansion.com