La recuperación de la industria pierde ritmo en mayo

La incipiente recuperación del sector industrial español perdió fuerza en mayo, como refleja el crecimiento más lento de la producción y de los nuevos pedidos, según los datos del indicador sintético PMI, que elabora Markit.



En concreto, el Índice de Gestión de Compras de Markit (Purchasing Managers’ Index – PMI) ajustado estacionalmente, índice compuesto diseñado para medir el comportamiento de la economía manufacturera, disminuyó en mayo hasta los 51,5 puntos del nivel de 53,3 puntos registrado en abril.

"La pérdida del ímpetu en el sector manufacturero español durante mayo subraya la considerable fragilidad de la economía española, y es un contratiempo para cualquier esperanza de rápida recuperación en este año que puedan haber suscitado los fuertes datos de abril", explica Andrew Harker, economista de Markit.

Desde su punto de vista, "a debilidad fue particularmente prevalente dentro del sector de bienes de consumo, lo cual podría ser una señal de que las medidas de austeridad recientemente anunciadas pueden haber tenido un impacto en la confianza del consumidor".

Zona euro
En la región de la moneda única, el indicador manufacturero también se contrajo y pasó de los 57,6 puntos (el máximo en cuatro años) a los 55,8. Pese a ello, continúa por encima de los 50 puntos, que marca la frontera entre expansión y contracción. Tanto la producción como los nuevos pedidos aumentaron por décimo mes consecutivo y a ritmos más rápidos que la media de la serie.

Alemania sigue superando a las otras tres principales economías de la zona euro, a pesar de la significativa atenuación que registró durante mayo. "El índice PMI de mayo subraya la rapidez con que la incertidumbre que rodea la crisis de la deuda soberana parece haber afectado la actividad empresarial. El grado al que el crecimiento del sector manufacturero se moderó en mayo tan sólo ha sido superado una vez en los 13 años de la historia del estudio – después de los efectos del colapso de la empresa Lehman Brothers. Todos los países resultaron afectados", explica Chris Williamson, economista jefe de Markit.

En el lado positivo, señala que "el crecimiento de los nuevos pedidos para exportaciones que registró su máxima en casi diez años, y del aumento del empleo, que se expandió por primera vez en dos años".

FUENTE: www.expansion.com