La luz subirá un 9% en julio si no se hacen reformas

El presidente de la patronal de la industria eléctrica (Unesa), Pedro Rivero, afirmó hoy en el Foro de la Nueva Energía, organizado por Nueva Economía Fórum, que si se mantiene la actual estructura de costes del recibo eléctrico, la Tarifa de Último Recurso (TUR), es decir, la que afecta a cerca de 25 millones de consumidores domésticos y pymes, debería incrementarse el próximo 1 de julio entre un 8% y un 9%.


Rivero dejó claro que, si se mantienen todos los compromisos de primas, eliminación del déficit e impuestos, las tarifas de acceso deberían aumentar en la próxima revisión de julio “no menos del 25%”, lo que implica un crecimiento en el recibo de la luz de entre el 8% y el 9%. Una subida, dijo, que no sería necesaria si se cambian los costes de la tarifa.

En este sentido, comentó en declaraciones a los medios, que hasta donde él sabe, se están estudiando fórmulas para que la próxima subida del IVA no repercuta en la tarifa. Una tarifa (TUR) que deseó que “desaparezca en el menor tiempo posible” o, al menos, se limite, para que los clientes domésticos acudan al mercado y completar así, realmente, la liberalización del sector eléctrico.

En su intervención, Rivero incidió en la importancia de poner fin al déficit de tarifa (el compromiso del Gobierno es acabar con él en 2013), que se ha convertido en “una losa que alcanza los 20.000 millones de euros y que no terminará de incrementarse hasta 2013”. También aludió a las renovables, cuyo desarrollo “desordenado” ha provocado que el actual sistema eléctrico sea “más problemático e inseguro de lo que era anteriormente, más caro” y, eso sí, “bastante más limpio”.

Mix del futuro

Preguntado sobre el mix energético de futuro que plantea el Gobierno, reflejado en el documento de Zurbano, Rivero recordó que “las propuestas iniciales encarecían en más de 60.000 millones de euros la inversión necesaria para 2020 y suponían aumento de más del 30% en el precio del kilovatio por hora (kWh)”, con la actual estructura de costes de la tarifa. Con todo, añadió, “lo peor que tenía esa propuesta era que no se dice cuánto cuesta. Todo parece muy bonito, pero queremos cifras”.

“Me conformaría con que se mantenga el mix actual”, indicó, ya “desequilibrado”, a su juicio, por la entrada de las renovables. Rivero incidió, además, en la necesidad de seguridad jurídica, fundamental para dar estabilidad al sistema. “Hay que plantear objetivos claros, con una regulación estable. Los gobiernos duran demasiado poco en comparación con inversiones en energía”, comentó. En este sentido, y al hilo de la próxima revisión de las subvenciones a las renovables, Rivero señaló que “si empezamos a decir qué tecnología necesita ayuda y cuál no, eso ya es sentar las bases de la inseguridad jurídica. En cuanto a alguien le cambien el estatus sin razón lógica, los demás deberían echarse a temblar, sea cual sea”. Por eso, dejó claro que “no me gusta hablar, para nada, de sobreprimas”.

El presidente de Unesa indicó que, de hecho, la ayuda al desarrollo de las renovables contribuye a alcanzar los objetivos de sostenibilidad a 2020. Eso sí, es necesario evaluar las curvas de aprendizaje de las diferentes tecnologías renovables, para que no haya “sustos”.

Rivero se posicionó a favor del mercado y en contra de cualquier intervencionismo, tanto en lo relativo a las primas a renovables como al carbón. “Me pone los pelos de punta la idea de sacar del mercado lo que no cabe. Habrá que hacer todo lo necesario para que todas las tecnologías estén en el mercado”, como crear mercados de potencia, invertir teniendo en cuenta las curvas de aprendizaje (el grado de desarrollo de cada energía), acelerar la interconexión y los mercados europeos y acabar con todas las transitorias que hay en la legislación eléctrica, además de potenciar la I+D+i.

Carbón
Con respecto al recurso presentado por las eléctricas en contra del real decreto que privilegia el uso del carbón autóctono –más caro- frente al extranjero, sostuvo que “ninguna empresa se va a negar a cumplir la ley; no lo han hecho nunca ni lo van a hacer ahora. Otra cosa es que se haya recurrido” ese decreto. “Si se llega a un acuerdo, se retirará el recurso y, si no, será un árbitro –el juez- quien diga quién tiene razón y ponga de acuerdo a las partes”, manifestó. Según él, no se debería sacar al carbón del mercado, porque “eso es pan para hoy y hambre para mañana. Lucharemos contra soluciones que hagan que una parte del mercado salga fuera del mercado, a la intervención”.

FUENTE: www.expansion.com