Ford, Seat y Nissan exigen el eje mediterráneo para seguir en España
Las multinacionales deslizan que podrían desplazar sus plantas al este de EuropaLos empresarios valencianos reclaman extender la vía férrea hasta Algeciras

Ford, Seat y Nissan reclamaron ayer en Valencia a la Comisión Europea que otorgue prioridad al eje mediterráneo cuando revise en junio sus planes de inversión en las grandes redes de transporte ferroviario de la Unión Europea. De lo contrario, deslizaron, podrían verse obligados a desplazar sus fábricas al este de Europa.

La llamada de atención de los tres fabricantes asentados en Cataluña y la Comunidad Valenciana se produjo en el curso de una jornada convocada en Valencia por el Institut d'Economia i Empresa Ignasi Villalonga por el reconocimiento europeo del Arco Mediterráneo. Centenares de representantes de asociaciones patronales, cámaras de comercio, sindicatos, universidades, municipios y de los gobiernos autonómicos de Cataluña y Baleares se dieron cita en el Palau de Congresos de Valencia para reclamar a la Unión Europea una respuesta política a lo que, Joaquín Nadal, consejero catalán de Infraestructuras, definió como "una obviedad geográfica".

José Vicente González, presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), leyó el texto elaborado a tres bandas por Ford, Seat y Nissan. "España es el segundo productor de automóviles de Europa. Cataluña y la Comunidad Valenciana han creado las condiciones necesarias para acoger uno de los clusters del sector más potentes de Europa. Cerca del 50% de la producción procede de fábricas ubicadas en estos dos territorios, aportando el 10% y el 21% del PIB de sus economías respectivamente. 160.000 puestos de trabajo directos e indirectos dan consistencia a un sector con una clara vocación exportadora -cerca del 80% de la producción se destina a los mercados europeo y americano- muy competitiva en los mercados exteriores".

Expuestas las cartas, los fabricantes de automóviles se quejan de "la precariedad del servicio de ferrocarril, que todavía no está adaptado al ancho de vía europeo e interrumpido entre Castellón y Tarragona, como de transporte por carretera con el atasco permanente en la Jonquera, que supone una lacra para los índices de productividad de nuestras compañías. De hecho, el 18% de los costes de producción en las plantas de la Comunidad Valenciana y de Cataluña son logísticos. Un porcentaje determinante en el coste final del producto".El presidente de la patronal provincial de Valencia puso voz a la reivindicación de los grandes fabricantes de automóviles: "Los puertos de Barcelona, Tarragona, Sagunto y Valencia tienen un gran potencial, pero la inexistencia de un tren de ancho europeo nos hace perder oportunidades de oro, como convertir nuestro territorio en la plataforma logística del sur de Europa con capacidad para distribuir a todo el continente de forma rápida".

"Las oportunidades se escapan, y las amenazas aumentan", siguió González por boca de los fabricantes, "una multinacional del automóvil puede tomar la decisión de deslocalizar su producción en Europa o en China para ahorrar costes, puesto que, además, tendrá muy fácil entrar su mercancía por puertos italianos. Allí, un tren para mercancías puede trasladar sus coches hasta el corazón de Europa en una sola noche. En cambio, si produce en Cataluña o la Comunidad Valenciana, los vehículos se deben trasladar hasta la frontera con Francia, peajes incluidos, y una vez allá, descargar y volver a cargar su mercancía para que la trasladen en tren hasta el destino final".

Luis Rafecas, técnico de logística de la planta de Ford en Almussafes, aseguró en otra intervención que, en muchas ocasiones, "los costes de transporte son superiores a la mano de obra". E ilustró el fondo del problema: "Ford Motor Company decidió fabricar coches en Almussafes porque en Valencia había puerto, aeropuerto y una de las primeras autopistas de España. Treinta años después los clientes están cada vez más lejos pero, salvo los puertos, que han hecho un esfuerzo, tenemos las mismas infraestructuras".

González no renunció a su condición de presidente de los patronos de Valencia: "Nosotros no nos conformamos con el eje Valencia-Barcelona-Lyon. Lo que es estratégico para Valencia es el corredor mediterráneo completo, desde Algeciras por Murcia, Alicante, Valencia y Castellón hasta la frontera". Y redondeó su intervención: "El corredor es vital para nuestra economía, pero el simple hecho de que nos reunamos todos aquí es un activo en sí mismo".

Joan Rosell, presidente de Foment del Treball, también celebró el objetivo común: "Estamos todos de acuerdo. En tiempos de crisis no podemos tirar dinero, sino invertirlo bien. Catalanes y valencianos tenemos un déficit histórico de infraestructuras pero podemos colaborar en un frente portuario mediterráneo para competir con el Norte de Europa. Para eso necesitamos infraestructuras de primera división. Tenemos que hacer cosas juntos, con poca política de por medio, y de forma muy pragmática. Y para salir de la crisis, necesitamos exportar".

Rafael Ferrando, presidente de Cierval, calificó como "irrenunciable" la vía ferroviaria alternativa hasta Algeciras a lo larto de la costa mediterránea para acceder directamente a la línea que conectará Marruecos, Argelia y Túnez.

Joan Baptista Casas, decano del Colegio de Economistas de Cataluña, subrayó la importancia que ha adquirido el territorio como "factor de competitividad" desde que España entró en el euro. "Es la primera crisis que afrontamos sin posibilidad de devaluar la moneda y, en estas circunstancias, el territorio, sus infraestructuras, se convierten en factor clave de competitividad".

Fernando Villalonga, presidente del Instituto de Economía y Empresa Ignasi Villalonga, cerró el acto: "Ya en 1964 el Banco Mundial recomendó a España localizar la inversión en el Arco Mediterráneo como motor de crecimiento económico. Más de cuatro décadas después, el tren sigue en un callejón sin salida. Sufrimos un déficit fiscal y un déficit de infraestructuras. Es cierto que el eje mediterráneo ya aparece en la agenda de la Comisión Europea, pero hasta que no esté resuelta la conexión entre Castellón y Tarragona no podremos ser la plataforma logística del sur de Europa".

FUENTE: El Pais