Estados Unidos chantajea a los países que no apoyan el Acuerdo de Copenhague